Tuesday, August 29, 2006

como víctima de chernobyl

es lo más feo que nunca había tenido. me salió en nueva york por andar caminando como furiosa peregrina con unas chanclas. mis delicados piececillos no soportaron el rudo trato y salió un ampollita. no le hice caso, cambié las chanclas por unos tennis, luego cambié los tennis por unos nuevos y la ampolla continuó creciendo. no la quise pelar hasta que fue inevitable. me quité el calcetín y no pude creer lo que tenía. "es como de chernobyl" dije asombrada y se la enseñé a andrés. "es asquerosa", contestó. y sí, tan asquerosa que me atrapó durante diez minutos de contemplación. en contamplación fascinante, como a veces sólo las cosas asquerosas pueden provocar.

lo quise compartir con ustedes, gracias.

3 comments:

Sandra said...

Vomité tanto que ahora necesito una transfusión. Gracias.

coco said...

Así es, es horrible pero yo no me podía quedar con tanta fealdad. La tenía que exteriorizar para irla sacando un poco y está funiconando. Ya casi mi pie vuelve a la normalidad.

Paquita María Sánchez said...

mmmm... estoy pensando si alguna vez he tenido en el cuerpo algo tan desagradable... mmmm.... sigo pensando, sigo pensando....
... ... sigo pensando... ....mmm.. pues no, nada. y eso que una vez se me desprendió una uña sin explicación alguna, así como al tipo de The fly. Así que tu caso está cabrón.