Thursday, July 17, 2008

Presentación ante la sociedad

La señorita Jesusa María Antonieta Flores-Zurita está a punto de cumplir sus dulces diez y seis añitos (en vida chuchita) y como todas las adolescentes está en la cúspide de su desarrollo. Incluso hasta su pigmentación cambió, maduró como en seis tonos, ayer aún era rosada, hoy en una morenaza.
He visto cómo nació, cómo ha crecido, cómo su volumen ha aumentado, sus curvas cada vez más entronas y ya está buscando la independencia. Personalmente se la daría en cualquier instante si no es que se tratara de masacre-literal.
Me urge que se largue de mi cuerpo, que éste también ha continuado su desarollo, pero no primaveral, sino hacia la aguadez y el volumen que hace que tus jeans más grandes (sí esos que me hacían sentir flaca cuando los usaba) ahora te aprienten el salchichónico muslo.
La verdad maldigo el maldito clima caluroso, no prque me haga sudar y sentir que mis olores están en contacto al olfato de todos, sino porque no puedo usar un cuello alto que la oculte. Quiero meterla debajo de la tela como si fuera el hijo tarado que me averguenza. Si me avergüenza mucho, la odio y no se podrá ir hasta el próximo jueves porque la doctora está en congreso. Malditos congresos.

On other matters...
Creo que perdí mi cámara
Ayer creí haber perdido mi cartera
Ayer perdí mi blackberry.
Maldito aparato, lo tuve sólo dos días en todo su esplendor, pero logró engolosinarme con sus maravillosas funciones.
Además, no sólo fue fuerte la pérdida, sino que me empujó a un análisis sobre porqué lo perdí. Uno, fue por idiota. Dos, tengo las nalgas ya en extremo aguadas. Así que al poner el teléfono en el bolsillo trasero de los jeans, mi falta de firmeza impidió que se sostuviera con la tela. Entonces en un efecto de oleaje, digno que un oceanoógrafo, ingeniero o mad scientist estudie, el teléfono salió d emi bolsillo mietnras andaba en bici.
Ni pedo. A volver al teléfono común y corriente.

3 comments:

hayde said...

el truco del cabello, funciona!!

coco said...

tengo el pelo muy corto

volovan said...

Déjala ser. Con el tiempo te darás cuenta que a pesar que es fea tiene sus virtudes. Ja, la verdad es que no, son puras palabras de consolación. Oye, vamos hoy, viernes 18, a comer al Tokio de la Zona Rosa, vamos los televisos.