Wednesday, November 01, 2006

Aún me sorprendo de que me sorprendo





Esta caja de SPORANOX fue recetada hace un par de años, por el veterinario para TiTo y LuPe; y por la dermatóloga para Andrés y para mi. ¿Cómo puede ser que animales y humanos compartan medicamento? Pues esta es la historia que les voy a contar...

Fue mi cumpleaños 27. Hice una gran fiesta en mi enorme y vacío departamento en Sudermann. Hasta la fecha muchos recuerdan lo bueno que se puso el reventón. Fue tan grande que hasta unos porros Pumas llegaron, también había muchos porros de los otros... La fiesta tuvo que terminarse porque de repente todo se salió de control. Cuando casi toda la banda se fue, busqué a mis gatos. Más de cien personas en la casa los había aterrorizado. Sólo estaba uno y empecé a malviajarme por no encontrar al otro. Buscando por todos lados, abrí el closet de un cuarto y vi dos pares de ojitos en la obscuridad. Salí del cuarto y di la noticia: "Hay dos gatitos en el closet. Alguien los dejó escondidos". Todos pensaban que era alucine mio por el estadazo, pero no, ahí estaban. Uno negro y uno blanco con negro. Minúsculos.

Días después Andrés y yo comenzamos con unas ronchas rarísimas. Círculos concéntricos y diferentes texturas en brazos , panza y pecho. Tito y Lupe parecían leprosos. Se les caía el pelo por cachos y de sólo verlos se me partía el corazón. A Tito se le fue también a la nariz y aún despúes de un año seguía cicatrizando. (¡pobre ñaño!) Ahí voy con cuatro gatos al veteriniario, los examinan, me cobran una lana por el baño especial, el champú terapeútico, y las medicinas, el famoso Sporanox.

Andrés y yo fuimos con la Dermatóloga. Amí casi me encuera en la revisión por todas las ronchas que tenía. En la receta, La misma medicina para matar al hongo que los famosos gatitos nos contagiaron.

Eso fue en el 2004 y hasta el domingo pasado no sabía quién había sido la simpática persona que tuvo semejante de-ta-lla-zo. Resultó ser mi prima Fabiola. Ella supo las consecuencias de su "travesura" y nunca me pidió disculpas. La verdad no me sorprendió que fuera ella, sin embargo no me deja de sorprender que alguien haga este tipo de cosas. No sólo me costó una lana arreglarlo, también me asusté por mis gatos que la pasaron muy mal, fue una lata conseguirles casa y todo porque a alguien le pareció cagado dejar unos gatos llenos de hongos en mi closet. Fabiola, no me interesa continuar una amistad contigo. Págame, pídeme una disculpa, dejemos que el tiempo pase, a ver si se me pasa y ....¡chinga tu puta madre!

NOTA AL LECTOR: POR FAVOR PONGA QUé HARíA USTED EN SEMEJANTE SITUACIóN.

4 comments:

Ponderosa said...

Despues de abandonar a esas cosas enfermas en un un closet. Magia! se convirtio en una PERRA! wow!
Pero, a que re bonitas estan esas medicinitas!

Ponderosa said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Anonymous said...

C,
De verda ahora si que me sorprendiste.... cuando me platicaste se me hizo la cosa mas graciosa y si te tengo que confesar que me sorprendió la creatividad de quien lo haya hecho.. y que quien lo hizo supo que a ti te gustan e ibas a acomodarlos, quedartelos yo que se!! .. pero de ahi a que yo lo haya hecho.. olvidalo, no se quien te esta haciendo mas bien me esta tratando de sabotear pero pues buuuuuuuuuu!!!!
Clau, tu y yo nos queremos mucho, tenemos muchas en común, tenemos bna platica, somos familia, pues como que a pesar de mucho ahi hemos andado y aguantado...y disfrutado...
No se quien te dijo eso de mi y de algo que paso hace 2 AÑOS es una mentira!!!!!!! que me lo diga a mi cara y se deje de chingaderas!!!!! No te dejes de llevar por comentarios que son mentiras y nos afectan a las dos.
I feel too old for this shit! Piénsalo, solo te pido que por favor no me agredas que yo no me voy a defender de esa manera. Tómate todo el tiempo que quieras.
f

Anonymous said...

a mi tambien me aparecieron unos gatitos en mi casa y me dio no se que chingadera en la piel que hasta la fecha me salen granos en los gluteos habra sido la misma hija de la chingada la que metio esos gatos en mi closet señorita faviola no se si fuiste tu pero si si chingas a tu puta madre tambien de mi parte y no me vuelvas a hablar yo no quiero que me pagues nada ya que nunca fui al doctor